martes, 14 de mayo de 2019

¡Viryas Prepárense para la Gloría!


Un Siddha Berserker afirma a sus Kamaradas que se Preparen para la Gloría.

Ahora vamos a profundizar esto con la siguiente escena, escuchen, y observen atentamente. Con su espíritu. Su espíritu debe ser puesto para observar y escuchar esta importantísima escena.



Dialogo:


Daxos:
¡Leónidas! Es el fin, el fin enserio, se acabó.


Leónidas:
¡Daxos, Calmate!

Daxos:
El jorobado traidor llevo a los inmortales al sendero oculto. Los fosos que pusiste ahí fueron dispersados sin pelear, ¡Esta batalla se acabó Leónidas!

Leónidas:
¡Esta batalla se acaba, cuando yo diga que se acaba!

Daxos:
¡Por la mañana los inmortales nos rodearan! La entrada fosa caerá

Leónidas:
¡Espartanos Prepárense para la Gloría!

Daxos:
¿Gloria? ¿Estas demente? ¡No hay gloria que aferrarse ahora!
Sólo retirarnos, rendirnos. O morir.

Leónidas:
¡Esa es una elección fácil arcadiano! ¡Los espartanos jamás se retiran! ¡Los Espartanos jamás se rinden!
Que los sepan todos, y que todo Griego sepa la verdad de esto, que cada uno busque su propio corazón, y cuando lo hagan, encuentra el tuyo.

Daxos:
Mis hombres irán conmigo. Buena suerte Leónidas.

Interpretación Gnóstica:
¿A quién representa Leónidas en esta escena?
A un Siddha Berserker inmortal.
¿A quién representa Daxos en esta escena?
A un Virya extraviado.

Daxos llega como todo un pasú, o un Virya extraviado, diciendo que es el fin, y lo dice enserio, que todo está perdido, ya nada se puede hacer. Y explica porqué es el fin, y afirma indudablemente que se acabó la batalla.

Loenidas le responde: ¡Esta batalla se acaba, cuando yo diga que se acaba¡ Este no es Leónidas Respondiendo, este el propio espíritu respondiendo, diciendo que la batalla no se acabará hasta que todos los espíritus queden liberados, hasta que toda la creación, del demiurgo quede exterminada, incluyendo al demiurgo también.

Daxos, un Virya extraviado, no puede entender esto, teme a entender esto, pues le teme al Demiurgo, sabiendo o no, le tiene miedo a algo, y es que Daxos expresa al Alma pura, temerosa. Y continua explicando y afirmando indudablemente que se acabó la batalla.

Pero 
Leónidas, no es cualquier hombre. Ni cualquier Virya, Es un Siddha Berserker, y esta vez, su mensaje, no va para el Virya extraviado, va para sus kamaradas: ¡Espartanos Prepárense para la Gloría!
Nuevamente Daxos, el virya extraviado le reclama: 
¿Gloria? ¿Estas demente? ¡No hay gloria que aferrarse ahora!
Sólo retirarnos, rendirnos. O morir.

Nuevamente, el alma temerosa hablando, expresando, que no hay nada más que hacer, sólo, únicamente, dice, y afirmando innegablemente: Retirada, rendición o el temor de morir, el temor de ser castigado. EL TEMOR DE NO EXISTIR, EL ALMA NO EXISTE, EL CUERPO NO EXISTE. SÓLO EL ESPÍRITU ES ETERNO, SÓLO EL ESPÍRITU EXISTE.
Leónidas, recordemos nuevamente, no como el arquetipo de Leónidas, si no como lo verdaderamente que es. El espíritu habla y dice: ¡Esa es una elección fácil arcadiano! ¡Los espartanos jamás se retiran! ¡Los Espartanos jamás se rinden!
¡Los Espíritus jamás se rinden! ¡Los Espíritus jamas se retiran!¡Los  Espíritus no le temen a la muerte! los Espíritus son exterminadores de la materia!

Que los sepan todos, y que todo Griego sepa la verdad de esto, que cada uno busque su propio corazón, y cuando lo hagan, encuentra el tuyo.
Que lo sepan todos,  que todo Virya Semi-Despierto sepa la verdad de esto, que cada uno busque su propio espíritu eterno e increado, y cuando lo hagan, encuentra el tuyo.
Cuando el Siddha Berserker dicen que lo sepan todos, esto también incluyen a los enemigos, incluye al propio inepto y perverso demonio Demiurgo, Jehová Satanás. Pues el espíritu poco le importa, y es consciente de su estado, es consciente que está en territorio enemigo, es consciente de que este reino es del Demiurgo. Es 
consciente de su mensaje para los Viryas Semi-Despiertos que buscan la verdad. Es necesario que todos la conozcan. 
Nótese los gestos de Daxos, y las expresiones faciales de Leónidas en el minuto 00:10. Por último Este Virya extraviado, cara  cara con Leónidas, no pudo entender, y sólo condena a sus hombres, obligándolos a irse con él, imponiéndoles, la voluntad de elegir individual de pelear. Mucho cuidado con este tipo de Viryas, mucho cuidado con este tipo de Pasús. Quizá más adelante entienda, pero será demasiado tarde, quizá cuando entienda, y comprenda, luchará como hubiera luchado sabiendo que iba a morir, y es que al final sólo los que verdaderos Viryas Semi-Despiertos con voluntad de fuego, y corazón de hielo podrán liberarse. Sólo los que deciden morir, luchar, asistir a la batalla. Vivirán Eternamente. 

Los Viryas Semi-despiertos que encontraron la Gnosis de Nimrod de Rosario, La Sabiduría Hiperbórea, persistan y triunfarán.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Usted puede comentar lo que quiera, sin embargo si quiere comunicarse conmigo utilice mi correo electronico o deje el el suyo.